El ¡Ay! del 4K

El 4K es un gran terremoto. Muchos en la comunidad de publicadores de post nos estamos preguntando cuándo se alcanzará el punto de inflexión en el que nuestros clientes pidan masters en 4K. El 4K ha estado con nosotros durante un tiempo y ha demostrado ser útil para opciones creativas, dándote la posibilidad de reencuadrar en postproducción. Esto ha sido posible mucho antes de la introducción de la cámara RED One, si estabas rodando en película. Pero trabajar en 4k y formatos superiores es un poco distinto a trabajar en una producción que se ruede y se exhiba en 4K.

Hay muchas medias mentiras alrededor del 4K, así que dejadme abordar un par de ellas. Cuando hablamos sobre 4k, este apodo sólo se utiliza para las dimensiones del frame en pixeles, no en resolución, ni en nitidez. Hay varias dimensiones en 4k, dependiendo de si hablamos de especificaciones cinematográficas o especificaciones televisivas. Las especificaciones cinematográficas son 4096×2160 (1,9:1 aspect ratio) y dentro de éste, hay varios aspect ratios y tamaños de frame (cuadro) que pueden ser usados. Las especificaciones para televisión o para el consumo doméstico son 3840×2160 (16:9 o 1,78:1 aspect ratio), que es un múltiplo par del HD 1920×1080. Eso es lo que utilizan la mayoría de los televisores 4k de consumo doméstico. Tienen diferentes etiquetas, como UltraHD, UHD, UHDTV, Quad HD, 4K HD, etc… Si estás entregando un master cinematográfico será de 4096 pixeles de ancho, pero si envías un master 4K a televisión, será de 3840 píxeles de ancho. Independientemente de que formato fuera enviado, lo más probable es que desees comprarlo de 4096×2304 (16:9) o más grande, porque esto te da la capacidad de reencuadrar para cada formato.

Esto nos lleva a la resolución. Aunque el área del frame del 4k es 4 veces mayor que el frame 1080p HD, la resolución es sólo dos veces mejor, teóricamente. Esto es porque la resolución se mide en función de la dimensión vertical y es un factor que da la capacidad de resolución de pequeños detalles dentro de la imagen (típicamente basada en lineas finas de una carta de resolución). La resolución real depende de diferentes factores, incluyendo la calidad de la lente, la profundidad de campo, la precisión del enfoque, el contraste, etc. Cuando ruedas en 35mm y analizas las áreas con un nivel de detalle grande dentro del cuadro, te encontrarás con que están más borrosas de lo esperado.

El empuje para crear publicaciones sobre el 4k viene de una serie de fuentes, pero muchas voces en el campo independiente del propietario-operador han sido las más fuertes. En ellas están incluidas muchos propietarios de cámaras RED, que con éxito han montado su propio material directamente desde los archivos nativos de la cámara. Los programas de edición no lineal como son Adobe Premiere Pro CC y Final Cut Pro X, hacen de esto una experiencia indolora para los proyectos pequeños e independientes, como son cortometrajes y anuncios publicitarios. Desgraciadamente es una experiencia que no se puede extrapolar bien a la amplia comunidad de publicadores, que trabaja en diferentes proyectos y debe intercambiar medios con muchos otros proveedores.

La razón por la cual el 4k parece tan fácil y viable es que la actual cosecha de cámaras en 4k trabajan con codecs de altísima compresión y también hay nuevos ordenadores que han sido optimizados para trabajar con dichos codecs. Por lo tanto, si ruedas con una RED (Redcode), Canon 1DC (Motion-JPEG), AJA Cion (ProRes), BMD URSA (ProRes) y Sony F55 (XAVC) conseguirás una gran experiencia usando el bruto o bien recodificándolo a ProRes. Pero así no es como funcionan la mayoría de las producciones. Una película normal o programa de televisión tomarán el metraje grabado por la cámara y lo procesarán en algo que encaja en la producción de contenidos. Estp normalmente significa secuencias de imágenes sin comprimir en formato DPX., además de los proxies para los montadores. Esto permite un nivel básico para la gestión de color que puede ser controlado a través de un programa para efectos especiales (VFX) sin que cada persona que desarrolla el proceso de postproducción añada su propia interpretación de color. Además de mantener la calidad más alta sin los ciclos de descompresión-recompresión, así como los diferentes métodos de debayering.

Codecs sin compresión o incluso levemente comprimidos significa un gran compromiso de almacenamiento para una instalación en curso. Aquí tenemos un rápido ejemplo. He cogido un un clip corto rodado con la cámara RED que sólo dura 3 minutos. Fue rodado en 4096×2304 a 23.976fps. Este archivo ocupaba algo más de 7Gb en formato RAW. Después lo convertí a otros formatos con los siguientes resultados:

ProRes 444- 27Gb
Prores HQ (escalado a UHD 3480×2160)- 16Gb.
Sin compresión 10bits- 116Gb.
DPX images (10-bits por canal)- 173Gb.
TIFF images (8-bits por canal)- 130Gb.

Como se puede observar el almacenamiento requiere un aumento dramático. Esto puede ser rebajado eliminando algunos datos, como el ProRes444frente al ProRes escalado, como se ve en la comparación anterior. Merece la pena señalar que he utilizado las opciones de profundidad de color más bajas en DPX y TIFF. Con esta configuración un frame a 4K en DPX pesa 38MB y un frame a 4K en TIFF pesa 28Mb.

Por comparación, el master de una película de 90-100 minutos a 1920×1080 (23,976fps) en ProRes HQ consumirá entre los 110-120Gb. UHD (Ultra Alta Definición) es aún 4 veces más grande el área de su frame. Así que, si usamos el ejemplo de ProRes HQ anteriormente citado, 30x el clip de 3 minutos nos darán el resultado de una típica película. Lo que nos daría 480Gb.

Esto claramente tiene ramificaciones de almacenamiento. Una típica película indie rodada con dos cámaras RED durante un período de un mes, puede generar entre 5-10 Tb de video en la cámara en formato RAW. Si esto se convirtiera a ProRes 444, no importa que fuera sin compresión, tu almacenamiento requerirá de un almacenamiento adicional entre 16-38Tb. Todo ello si está rodado a 24fps. Si comenzamos a hablar de 4K en las aplicaciones centradas en la televisión alrededor del mundo, esto significaría 4K en 25, 30, 50 y 60 fps. 60 fps significa que necesitaríamos 2,5 veces más de capacidad de almacenamiento que en 24p.

El otro elemento es el rendimiento del sistema. Los codecs comprimidos trabajan cuando el ordenador está optimizado para ello. RED ha trabajado duro para hacer que su codec Redcode funcione de manera sencilla en los ordenadores actuales. Apple ProRes goza de un apoyo muy grande para su reproducción. El codec ProRes HQ incluso a 4K puede ser razonablemente bien reproducido desde un RAID de dos discos o varios Mac Pro. El Redcode juega, si bajo la calidad del Debayer. Una vez que comienzas a utilizar los archivos sin comprimir en DPX o en TIFF se necesita un array de alta velocidad de transferencia de datos y un ordenador rápido para conseguir algo que se acerce a la reproducción en tiempo real. Por lo tanto, el único flujo de trabajo (workflow) viable es un sistema de edición online-offline.

Este flujo de trabajo empeora con otras cámaras. Un ejemplo es la Canon C500, la cual graba en 4K en formato RAW a un grabador externo, como es el Odyssey7Q. Estos son un tipo de archivo RAW del cual es propietario Canon y que no puede ser reproducido nítidamente por ningún software de edición. Esto debe ser convertido en otro tipo de archivo a través de un programa que tiene Canon. Desde que el Odyssey graba en un disco duro SSD interno, el video se amontona muy rápido. Con el SSD de 512Gb, puedes conseguir 62 minutos de grabación a 24 fps si lo grabas con el RAW de Canon en 4K. En el mundo real de las producciones, esto se convierte en algo muy duro, por que significa que vas a tener que alquilar o comprar numerosos discos SSD para tus rodajes; o copiar y rehusarlos según los vayas usando. Normalmente transferir un 1Tb de datos en el rodaje no es un proceso muy rápido.

Naturalmente hay muchas maneras para hacer que la postproducción de 4K sea eficaz y no tan doloroso como es. Pero requiere de un compromiso de los recursos del hardware. No es propicio utilizar un ordenador de mesa o un portátil para hacerlo, como se usaban para montar DV o HD. Por esta razón seguiremos viendo Autodesk Smokes, Quantel Rio Pablos y otros sistemas de gama alta para hacer este trabajo. Piensa, planea y compra antes de dar el salto.

Enlace al artículo. Oliver Peters 2014. Traducción: Jorge Rio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s